XOEL LOPEZ. INTROMUSIC FESTIVAL. VALLADOLID.

10 DE ENERO DE 2016. Ana Montes

Llego tarde. No importa, los Javis van enviando los videos en directo por Facebook y yo los puedo ver y escuchar mientras me dirijo al pabellón en el taxi. Conmigo Paloma y Vicky. ¿Por qué estamos aún de camino si salimos con tiempo -justo, pero con tiempo- de la fiesta de la casa de Eva y Antonio? Buena pregunta, mejor respuesta… hemos tenido que regresar porque, los unos por los otros, allí nos dejamos un fardo importante, de hecho imprescindible, a Vicky. Y entre Xoel López y Vicky Pérez, lo tenemos claro… elegimos Xoel, en mi caso por razones obvias; pero no creo que él nos eche de menos si no estamos desde el principio, y en cambio, nosotros sí que vamos a extrañar a nuestra benjamina Vichissoise. Así que atravesamos la niebla que a esa hora ya campa a sus anchas como si en vez del Pisuerga estuviésemos a orillas del Támesis, buscando a Vicky que se había echado al Paseo Zorrilla a la búsqueda de un BBVA que le aportase el cash necesario para dirigirse por su cuenta en taxi también a la zona de conciertos.

Después de que un intrépido taxista nos ofreciese la experiencia de lo que podría ser una escena de película de suspense atravesando yo que sé que caminos de cabras y aparcamientos de camiones envueltos en niebla, con la excusa de evitar semáforos para atajar, y una vez de vuelta en la civilización es cuando vemos los videos; la tecnología, en ocasiones, sirve para algo: Xoel ha salido con “Patagonia” de su último albúm Paramales. Parece que va solo, una vez más sin banda, Xoel hombre orquesta, Xoel artista único, artista total. Sigue, según los videos, con “Por el viejo barrio” de su anterior LP Atlántico y voy cantando el tema en el coche, yo, que nunca me aprendo las canciones “…que no te lleven tan lejos como llegan tus pecados…”. No sé si mis pecados llegan muy lejos pero el señor taxista nos lleva hasta la puerta misma del recinto. Un poco de paciencia, la cola para que nos revisen las mochilas…

Dentro!!!

Suena “De piedras y arena mojada” o “El hombre de ninguna parte”, no estoy segura, pero es del disco Atlántico eso fijo. Pero es que estamos pendientes de buscar a los chicos, que se han movido hacia la barra; hay que regar el concierto aunque sea de un gallego.

Dios mío!!! Ahí está él, solo, completamente solo, encima de un escenario concebido para bandas de 5 o 6 músicos. Y sin embargo, no falta ni un sonido… están todos los de los discos ampliados por la fuerza que da el directo. Con su fondo de escenario multicolor que es el que aparece en la contraportada del CD de Atlántico, nos trae nítidamente a la memoria aquella tarde de agosto de 2015 en Aranda de Duero cuando lo contemplábamos iluminado por el sol poniente que lo hacía aún más heroico. Xoel ante el público; parece solo, pero le acompaña todo su talento…

La gente asoma un tono diferente en esta ciudad de Castilla escuchando embelesada las letras de “Tierra” o de “Yo solo quería que me llevarás a bailar”. Y fue el quien nos llevó a bailar, bailamos con sus ritmos celtas, étnicos y folklóricos que hacen de él una rara avis en este mundo indie-hipster… “A Serea e o Mariñeiro” y algunas más. ¿Es necesario decir qué cancoines en concreto sonaron? Yo estaba más pendiente de sentir que de registrar, así que como en un soño disfruté toda la hora que duró el espectáculo.

Hubo quien se ausentó un momento por necesidades biológicas (o escatológicas), y tuvo que volver rauda y veloz sin haberlas satisfecho porque sonaba su canción preferida, “Todo lo que merezcas”. Y ella merecía escucharla, para eso habíamos vuelto entre la niebla espesa a buscarla un rato antes.

El coruñés, porque es de Coruña por más que alguno se empeñase en que es de Vigo, se desdoblaba continuamente. A Xoel lo de uno y trino se le queda pequeño: él es uno, el cantante, dos, el guitarrista, tres, el batería, cuatro el armonicista, cinco, seis, siete, los coristas, y ocho, el letrista que me arranca una sonrisa, una lágrima, según el tema, o que me conforta el alma con sus palabras en las que me veo en ocasiones reflejada.

Elogiado después como ningún otro por los compañeros que le sucedieron en su actuación y que le reconocieron su valentía y presencia infinita en el escenario, abandona el mismo sin regalarnos el “Que no, que no” esperado por muchos. ¿Hacía falta? Que no, que no… que Xoel López ya dio suficiente muestra de su genialidad con lo que tocó. Para intentar colmar más expectativas, vayan el 25 de enero al Circo Price.

Continúo en el INTROMUSIC FESTIVAL, quedan aún tres conciertos… pero ninguno es ya Xoel López.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s