Digitalism. Is the sun in the air?3/11/2016. Madrid – Teatro Barceló.

Madrid. Javier Alonso.

[Es mi primera crónica y mi primer concierto de música electrónica. En realidad ni siquiera sé si esto es un concierto o una sesión o… disculparan…]

A Digitalism había tenido ocasión de verles el pasado mes de Mayo en el Madcool. La propuesta, en tanto que alternativa a Vetusta Morla y tomando en cuenta mis escasos referentes del mundillo, me parecieron accesibles, bailongos y muy divertidos. Vamos que me quedé con ganas de más. Y mira por donde resulta que hace unos días volvieron a Madrid a presentar su nuevo disco. Y para allá que fuimos.

Una cosa esta clara. A estos conciertos-sesiones (o como se llamen), la gente llega tarde: quedan apenas veinte minutos para que comience y apenas treinta o cuarenta personas deambulan por la pista, más pendientes de sus teléfonos que del Dj (Alex) que ameniza la espera. El escenario está decorado simplemente con tres bandas de tela blanca y transparente que cuelgan del techo al suelo. Una de las bandas cubre, además, la mesa de mezclas, que parece, así vestida, un altar de peli cutre. Cuando empiece el sarao, estas mismas telas servirán, además de atrezzo, como pantalla para unos visuales bien chulos. Junto a la mesa que hay, además, un micro de aspecto retro.… no puedo pensar que por lo menos van a cantar.

digitalism_live_banner(Fotografía de la página web de Digitalism)

Decía que a estos conciertos, sesiones (o lo que sean) se llega tarde, pero se llega. Y se llega con ganas. Así que para cuando aparecen los protagonistas de la noche, una masa de gente se ha materializado de no se sabe muy bien dónde y llena la sala casi al completo. Y empieza el concierto-sesión, que de a ratos al es una cosa y a ratos otra. Pudimos escuchar casi todos los temas de Mirage (2016) intercalados con canciones de sus discos anteriores… que la afición -con muchas ganas de pasarlo bien- corea, manos en alto… El setlist acabó con un bis que incluía sus temas más conocidos Blitz y, sobre todo, Pogo resultones y pegadizos. Ideales, vamos.

Y es que de eso van estas cosas, vamos creo yo: noventa minutazos, que se hicieron bastante menos, de intensidad, sudor (¡qué calor pasamos!) y baile. Eso, baile. Bailamos como si, de verdad, no hubiese un mañana. Así nos olvidamos, aunque sea un poco, de nosotros mismos Interactuamos, aunque sea a codazos, con nuestros semejantes. Y nos sentimos un poco, parte de algo grande. Efectivamente El Sol brillo en el aire, aunque fuese por poco tiempo. Objetivo cumplido.

Enlaces de interés:

The Digitalism http://www.thedigitalism.com

Teatro Barceló http://teatrobarcelo.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s